lunes, 13 de octubre de 2008

Lo natural que resulta ser...

... de un sueño a un cuento gris.

¿Qué es el amor?

Bueno, si hablamos de fisiología el amor es la producción en cantidades industriales de endorfina (unas divertidas y desgraciadas hormonas que hacen que se genere la sensación de bienestar en las personas) gracias a un impulso del hipotálamo (el principal culpable), una pequeña glándula situada en el centro del encéfalo. Y podría seguir hablando de fisiología... pero el amor es mucho más que una puta manifestación física.

JHA! qué astuta la pequeña Logga.

Según algunos excéntricos estudiosos de algo (sinceramente no recuerdo qué clase de estudios, algo con la Masonería o quizás los Rosacruces) indican que la vida de una persona está retratada en cada parte de sus manos (no, no me refiero a las farsantes esas que creen que en una línea está todo), hay MILES de líneas que indican específicamente cada cosa.

Yo sólo recuerdo dos: La de los amores, y la de los hijos.

De acuerdo con ellas tendré dos amores y tres hijos (según las líneas que aparecen)

Creo que yo estuve enamorada antes... creo porque no estoy segura.
Creo que derrepente sí me enamoré de Lormenzo, pero también puede que no. Simplemente no lo sé.

De ahí llegó Morticio... Morticio es Morticio porque empieza a oler a muerto, y no precisamente porque él solito esté muriéndose (aunque contribuye mucho), sino porque yo quiero matarlo.
Y quiero matarlo porque ya he intentado la mayoría de cosas.
Y quiero matarlo porque quizás él también haya empezado a matarme.
Y quiero matarlo porque derrepente soy tan tonta que no caigo en cuenta de que ya lo maté...

Morticio es, desde hace diez meses y contra todo pronóstico, mi "Amor"

"Amor" entre comillas porque insisto en que no estoy segura (o quizás sea un mecanismo de autodefensa), "Amor "porque me niego a aceptarlo (porque ninguno de los dos lo merece),
"Amor" porque con el paso de todo este tiempo he llegado a la conclusión de que no podría ser otra cosa.


Yo no pretendo enfrascarme en alguien.
Yo ya no me ilusiono.
Yo estoy en un limbo desde hace meses... en el limbo del realismo, pero mi realismo no contiene la realidad que todos conocen, contienen la mía que es, lo surreal.
Ese limbo equivale a vivir en un permanente estado de letargo, shock , asentimentalidad.
Suceden tantas cosas que simplemente ya ninguna me sorprende, ninguna genera un sentimiento distinto. Sólo muy pocas, y Morticio pelea por ellas.

Morticio no es mi vida, pero podría ser pieza clave de ella.
Morticio no es una ilusión porque existe y porque yo no creo en ellas, pero cuando muy de vez en cuando sueño, él aparece en ellos.
Morticio no es nada, así de simple; pero la nada se niega a ella misma entonces, él vendría a significar todo.

Entonces

Inatingencia, contradicción, ERROR.

Un día, algún día, uno de tantos días...

Ya he dejado de tener miedo, pero aún no tengo valor.

Cuando lo tenga, cuando pase el tiempo, cuando el cielo deje de ser gris, cuando las palomas horribles se mueran y nazcan otras y puedan contarse su crías en el cielo volando, cuando yo esté encerrada o en el balcón, cuando esté cerca mi nuevo inicio, cuando mi limbo se termine...

Logga volverá a ser Logga
Y Morticio... Morticio se la juega doble.

Porque Morticio sigue siendo Morticio y bien MUERTO para toda la eternité, o Morticio deja de ser Morticio y se convierte en algo llenecito de vida.

Mientras tanto, seguiré disfrutando de mi nebulosa.

4 comentarios:

ReyBabar dijo...

aeñeoh!

mfffmfffmfffmfffm ñfffñfffñfffñfff

es un gris mas en la escala de grises

Logga Samo dijo...

No entendí ni un carajo jaja

barbassindespintar dijo...

es el más bipolar, desorganizado e impredecible de todos

gr dijo...

oye lorena, el otro dia soñe contigo